Las piedras apiladas unas sobre otras representan el ORDEN y el EQUILIBRIO, pero un equilibrio que no es rígido, sino capacidad de estar en ARMONÍA con el mundo y de crear armonía. También representan la ENERGÍA, porque las piedras guardan el calor. Para otras religiones se colocan como símbolo de la petición de la PROTECCIÓN DE DIOS.